Menú Cerrar

Los paneles solares: una solución contra la subida de la luz

El precio del megavatio hora (MWh) pulveriza sus récords semana tras semana, de manera imparable y sufrido por todos los consumidores, ya sea en sus hogares e incluso en sus negocios. La solución no se antoja sencilla y ni siquiera se intuye que haya un descenso del precio de la luz en un corto y medio plazo. ¿Qué hacer? Esa es la pregunta que se hacen muchos usuarios, que ven encarecer su factura de la luz a pesar de tratar de disminuir el consumo. Una alternativa, y además ecológica, consiste en apostar por las placas solares fotovoltaicas para el autoconsumo, como recomiendan desde la compañía Otovo en España, especializada en esta materia de energías solares.

La obtención de energía a través de la naturaleza ya sea por el aire, agua o sol, aún no está muy extendido por España. Quizá por desconocimiento o porque aún no se acaba de comprender los beneficios del autoconsumo y de aprovechar este tipo de energías limpias, las cuales no sólo cuidan el bolsillo de las familias, sino que contribuyen al bienestar ambiental del planeta. Mientras tratamos de estudiar cómo contratar la potencia necesaria o saber cómo podemos ahorrar unos euros más a la factura aplicando una serie de buenas prácticas de consumo en nuestros hábitos diarios, sería, quizá conveniente profundizar en el autoconsumo. Esto viene a ser, de manera resumida, fabricarnos nuestra propia energía que necesitemos para nuestro día a día, y el uso de las placas solares es una opción cada vez más valorada. De hecho, las nuevas construcciones de viviendas ya incorporar este tipo de sistemas de obtención de energía, con el consiguiente ahorro.

Sol y rentable
España, a diferencia de otros países punteros de la Unión Europea (Alemania, Países Bajos, Dinamarca, entre otros) cuenta con muchas horas de sol, lo que es sinónimo de energía a través de la instalación de unos paneles solares. Más allá de los diferentes tipos de placas solares que ofrece el mercado (desde las que producen menos a más energía), en el autoconsumo se recomienda estar conectado también a la red, con el objetivo de siempre tener una opción alternativa en caso de quedarnos sin la energía del sol. Asimismo, en cuanto a la inversión, obviamente, se recomienda decantarse por una serie de placas solares que estén acordes a nuestras necesidades energéticas. Esto mismo puede aplicarse en una empresa, ya sea más o menos grande en cuanto a su actividad y sector en el que opera.

Toda vez que la energía fluye, el usuario no notará nada diferente a la electricidad normal, más allá de contribuir a tener un planeta sostenible y ver como su factura se reduce de manera importante. Pero, lógicamente, surge la pregunta de rigor: ¿el autoconsumo compensa económicamente? La respuesta es sí, en la mayoría de los casos. Bien es cierto que hay que realizar una inversión en la instalación de los módulos solares, el inversor y de todo el cableado, pero también es cierto que existen diferentes subvenciones que pueden contribuir a que esa inversión sea menor. Y, por supuesto, debemos acogernos a una instalación que se adecúe a nuestras necesidades energéticas. Después, el mantenimiento siempre es más sencillo y no requiere de inversiones considerables e incluso suele ser más rentable en comparación a las tradicionales instalaciones eléctricas.

Artículos relacionados