Menú Cerrar

Cómo soltar, comprobar y sustituir el piñón de ataque y la horquilla desplazadora del motor de arranque

En primer lugar, debemos tener claro que existen muchos sistemas de horquilla empujadora. El fundamento o principio es en todas el mismo. La única diferencia significativa es el modo de sujeción del pasador, unas van como vemos en la Figura 26 y otras tienen el pasador en la propia carcasa principal. Para el caso que nos ocupa ahora, sacaremos el pasador de la horquilla desplazadora de modo que nos permita liberar esta de su canal en el conjunto de piñón de ataque.

Una vez liberada la horquilla empujadora, simplemente la sacamos de su alojamiento, tanto en el del pasador como en el del piñón de ataque. Figura 27

En la Figura 28 el llamado anillo de bloqueo. Puede recibir otros nombres, pero aquí lo nombraremos de ese modo. La función del anillo de bloqueo es simplemente, detener al piñón de ataque durante su deslizamiento por el eje, cuando este llega al final del recorrido calculado para que engrane en la corona dentada del volante de inercia o también denominado, volante motor. Por tanto, podemos decir que el anillo de bloqueo marca el final de carrera del piñón de ataque.

Vamos a intentar explicar ahora, cómo se suelta el piñón de ataque. Para empezar, debemos saber que el anillo de bloqueo tiene en su interior un circlip que le oprime interiormente y que a su vez permanece encajado en una ranura mecanizada en el propio eje. Para poder desencajar este sistema de anillo y circlip, debemos forzar el anillo en el sentido apropiado de salida.

Valiéndonos de un cilindro hueco, de forma que pase por el eje y a su vez apoye en los bordes del anillo, como vemos en la Figura 29, apoyaremos el conjunto sobre una superficie rígida y daremos un golpe seco con martillo sobre el cilindro hueco, que se encuentra ya apoyado sobre el anillo de bloqueo. Una vez golpeado el cilindro hueco, comprobamos si el anillo se ha liberado. Si no se hubiera liberado aún, repetiríamos la operación, no sin antes asegurarnos de que no se está produciendo ningún daño en parte alguna.

Suponemos ya liberado el anillo de bloqueo. En la Figura 30 podemos observar el anillo de bloqueo ya liberado, el circlip en su ranura mecanizada en el eje del piñón de ataque. Debemos sacar ahora el circlip de la ranura del eje. Este tipo de circlips suelen resistirse a ser extraídos y pueden también provocarnos un accidente. En mecánica tenemos un dicho, “si algo se puede escapar, nunca apuntarnos a nosotros mismos“. Nos sorprendería la facilidad con la que un destornillador atraviesa una mano. Por tanto, vamos a la Figura 31, ahí encontraremos la forma correcta de sacar el circlip en cuestión.

En primer lugar, buscamos una superficie que no deslice ni dañe el eje del piñón de ataque, como puede ser una superficie de madera, un cartón o similar, sobre un banco de metal, etc. Como se puede observar en la Figura 31, sujetamos el cuerpo con la mano y apoyamos la punta del eje del piñón de ataque sobre la superficie nombrada anteriormente. Una vez bien apoyado, vamos sacando con la punta de un destornillador y, siempre apuntando al lado contrario de la mano, el circlip de la ranura y lo deslizamos por el extremo del eje para conseguir sacarlo del todo.

Vemos en la Figura 32 que ya hemos sacado correctamente el circlip. En el apartado 1 tenemos en la mano ya el circlip. Seguidamente, apartado 2, sacamos el anillo de bloqueo. Y por último, apartado 3, extraemos el piñón de ataque.

Una vez extraído el piñón de ataque, ordenamos los elementos en cuestión, Figura 33, para proceder a su limpieza y comprobación. Podríamos realizar algunas comprobaciones sin necesidad de limpieza previa pero, para que las holguras afloren, es requisito imprescindible eliminar restos de grasa endurecida, etc. que podrían llevarnos a engaño.

Veamos ahora con detalle las cuatro comprobaciones que se realizan a un piñón de ataque.

Vamos a suponer que hemos limpiado las piezas que se encuentran en la Figura 33, y decimos sólo limpias, no engrasadas.

1º Prueba de los dientes: en primer lugar, si nos fijamos en la Figura 34, es apreciable el desgaste de los dientes, tanto en las caras de ataque como en los frentes. En las caras es fácil reconocer un desgaste y es en los frentes donde puede haber una cierta confusión. Los frentes no deben estar redondeados, esa circunstancia sería debida al desgaste.

Unos frentes desgastados, provocarían engranes erróneos en la corona del volante motor, o sea, cuando diéramos al arranque, el piñón de ataque no llegaría a engranar en la corona del volante motor y rascaría, provocando un mayor desgaste en los frentes y en la propia corona dentada del volante motor. Este desgaste de los dientes no suele aparecer solo.

2º Prueba del casquillo interior: es posible que el desgaste de los frentes venga acompañado de un cierto desgaste del casquillo interior, Figura 34, que comprobaremos introduciendo el piñón de ataque por el lado del casquillo, en su eje, (Figura 33 eje del piñón de ataque).Moveremos el piñón verticalmente en relación al eje y observaremos la holgura.

De todas modos, cualquiera de estos desgastes por separado daría lugar a la sustitución del piñón de ataque.

3º Prueba de la carraca interior del piñón de ataque: (Figura 34), cuyo funcionamiento es exactamente igual que el piñón de una bicicleta, transmitiendo fuerza en un sentido y girando loco en el otro, es otra de las partes del piñón de ataque que debemos comprobar. Sujetamos con una mano el cuerpo de la carraca interior del piñón de ataque y con la otra mano giramos el engranaje propiamente dicho en un sentido y después en el otro. En uno de los sentidos deberá estar totalmente bloqueado y en el otro deberá girar con una cierta dureza. En caso desfavorable tendríamos que sustituir el piñón de ataque.

4º Prueba de las excéntricas: En la Figura 35 podemos ver la excéntrica interior del piñón de ataque, en el lado opuesto al casquillo. El desgaste excesivo de esta excéntrica es causa también de la sustitución del piñón de ataque. Introducimos el piñón de ataque en su eje, haciendo engranar ambas excéntricas y comprobamos la holgura real existente. Si esta fuera fácilmente apreciable o el estado de los dientes de las excéntricas claramente desgastados, habría que cambiar el piñón de ataque.

En el caso de que ambas excéntricas estén desgastadas, salvo desgastes muy elevados, probaríamos si se corrige lo suficiente con un piñón de ataque nuevo sobre el mismo eje. Hay que tener en cuenta que una sustitución del eje supondría un cambio de reductora y en otros modelos, un cambio de inducido. Esta circunstancia nos dispararía el presupuesto.

En la Figura 36 podemos observar la zona habitual de desgaste de las horquillas desplazadoras. En el caso de las horquillas, y si el repuesto no es complicado de conseguir ni costoso, ante un cierto desgaste nos podemos limitar a sustituir por otra nueva. Esta horquillas suelen desgastarse por lo general en la zona de apoyo con el alojamiento del piñón de ataque.

Desmontar y montar un motor de arranque no conlleva una excesiva dificultad pero sí es cierto que algunas determinadas operaciones dentro de este trabajo pueden crear alguna perdida de tiempo. Es posible que montar el anillo de bloqueo sea uno de estos casos. Por ello vamos a explicar algún detalle que podremos tener en cuenta y que quizás nos facilite el trabajo.

En primer lugar, para montar el anillo de bloqueo resulta interesante contar con un extractor de 2 o más patas, como podemos ver en la figura 37. Colocaremos el piñón de ataque en su eje al que previamente hemos dado grasa ligeramente. A continuación introducimos el anillo de bloqueo, ojo… la abertura del anillo debe quedar en el sentido del circlip. Seguidamente introducimos el circlip sin variarle la tensión, o sea, que se abra lo necesario para entrar en el eje, solamente. Una vez introducido el circlip en la canal del eje, como quedará muy holgado, lo cerramos en la propia canal mediante tornillo de banco, unas mordazas, alicate de presión, sargento, etc. No perdamos el tiempo en cerrarlo antes de meterlo en el eje porque, al forzarlo para meterlo, siempre termina abierto.

Cuando el circlip esté cerrado todo lo posible dentro de la canal del eje, colocamos la punta del extractor en la punta del eje, y las patas del extractor en el cuerpo de la carraca del piñón de ataque, (Figura 37). Ponemos un poquito de grasa en el anillo de bloqueo y tensamos el extractor hasta que el circlip haga presión en el anillo. Comprobamos que el circlip no se esté saliendo de la canal, si fuera así, trataríamos de meterlo sin destensar el extractor, siempre que fuera poco lo que el circlip se estuviera saliendo.

Si todo está en su sitio, seguimos tensando el extractor hasta que claramente veamos como encaja por fin el circlip en el anillo de bloqueo.

Artículos relacionados