Menú Cerrar

¿Por qué dejar los propósitos de hacer una vida más saludable para enero?

El otoño es el momento perfecto para tener hábitos más saludables y sentirte mejor sin pasar los apuros del año nuevo. Y… ni siquiera tienes que apuntarte al gimnasio (todavía).

Sin tanto calor… ¡sal a la calle!

Sabemos que en verano el calor puede ser asfixiante y las terrazas con una cervecita parecen la mejor opción. Sin embargo, no hay nada mejor que el otoño para aprovechar las tardes libres, cuando todavía tenemos horas de sol y los atardeceres se vuelven mágicos en las ciudades.

Si te gusta el deporte, aprovecha el aire libre. Ya tendrás tiempo de encerrarte en el gimnasio, pero salir a correr o a andar suena son planes perfectos antes de que llegue el invierno. Los largos paseos por los parques te harán sentir mejor y los últimos coletazos de sol harán que no sientas tan cerca el invierno.

Además, los parques se ponen preciosos en esta época del año. No hace falta ir hasta París para disfrutar de la caída de las hojas y los colores cálidos y pardos que va cogiendo poco a poco la vegetación, esos preciosos días antes de que los árboles queden desnudos.

Productos saludables, de la tierra y de temporada

El otoño es una de las épocas preferidas por los gourmets. Con la llegada de las lluvias vuelven uno de los platos más sabrosos que se pueden probar en España: las setas (y los champiñones). Sus posibilidades son tan grandes como tu imaginación lo permita: desde comerlas solas, en una parrillada de verduras, en una crema, en un risotto o acompañando cualquier plato de carne o pescado. Sus altos valores en fibra y antioxidantes son estupendos para nuestra salud, así como tener muy pocas calorías. Además, si tienes ocasión de ir a buscarlas tú mismo bien acompañado por un experto, serán doblemente saludables: un paseo por el campo, aire fresco y la satisfacción de encontrarlas por ti mismo.

También es buen momento para la fruta. Si bien los melocotones, las sandías y los melones van tocando a su fin, las naranjas y las manzanas toman el relevo. La naranja es baja en calorías y rica en vitamina C y fibra además de estar buenísima en esta época del año, igual que las manzanas que cogen su mejor sabor en otoño.

Así mismo, tenemos una gran variedad de frutos secos (almendras, nueces y avellanas) que, frescos y crudos, son un complemento estupendo para nuestra dieta.

Deja de fumar

Vale, no tiene mucho que ver con el otoño, pero, si decides dar un giro saludable a tus hábitos… ¿por qué no empezar por el tabaco? Pide ayuda a tus amigos y familiares para que no te ofrezcan tabaco y te echen una mano en los momentos de más ansiedad, especialmente si tiendes a combinar el cigarrillo con el café en sociedad.

Para dejar de fumar es muy importante que realmente quieras hacerlo, que estés convencido y con fuerza de voluntad para afrontar los nervios y la ansiedad. Recuerda siempre por qué has decidido dejarlo y lo bien que te sentirás en un tiempo.

Y si lo que te preocupa es subir de peso, la Asociación Española Contra el Cáncer señala que el 75% de las personas que dejan de fumar no suben de peso y, del resto, ese aumento no es exagerado. En cualquier caso, lo mejor es hacer ejercicio, que te ayudará a no subir de peso y a controlar la ansiedad. Y, sobre todo, ve día a día, consciente de lo que estás haciendo y lo bueno que va a ser para tu salud y tu ánimo.

Además, como te decíamos al principio de nuestros consejos saludables… ¡sal a la calle y disfruta del otoño!